¿De qué escribes cuando no sabes de qué escribir?

En los últimos meses cada vez que abro un documento para empezar a escribir me pasa lo mismo: escribo un párrafo y lo borro. Intento escribirlo de otra manera, intento cambiarlo completamente y al final de todos modos lo  borro. ¿por qué?

Millones de temas interesantes me rondan la mente y cuando me siento a poner las palabras en la pantalla, todo lo que creía que los hacía interesantes desaparecen y se convierten en palabras sin sentido que termino eliminando con furiosos golpes al teclado. He pensado en escribir sobre cervezas, sobre mujeres cerveceras, sobre tolerancia, libertad, ciencia, y vaya, hasta empecé a escribir sobre mi perro, un tema que parecería de lo más fácil de desarrollar pero que al final se convirtió en otra montaña gigante que no pude escalar.
No consigo dar orden sensato a mis pensamientos y quizás esto sea sólo un síntoma de lo que me pasa en la vida diaria, que entre el trabajo y la vida fuera de él estoy creando un pequeño caos con temas y tramas que no tienen pies ni cabeza, que no acaban de satisfacerme y que desearía poder eliminar con un par de golpes en las teclas correctas.
Quiero creer que algún día voy a poder superar este bloqueo y quiero creer que muy pronto estarán leyendo sobre mujeres que hacen cerveza artesanal, pero con toda honestidad, no se cuando sucederá. No sé cuál es el camino que debo de tomar para superar este bloqueo, o las cosas que necesito poner en orden en mi mundo real que me ayuden a dar sentido a mis palabras en papel.
Hasta entonces, se aceptan sugerencias.